Ir al contenido principal

El objeto de este blog

Foto de la película 300

Esta breve nota tiene por objeto recordar a los héroes griegos que dieron la vida por su patria. Leónidas junto a otros cientos de griegos dieron y ofrendaron sus vidas por Grecia, en la batalla de las Termópilas, a principios del siglo V a.C. Estos valientes fueron los que detuvieron el avance vengativo de los persas, quienes tenían uno de los mayores ejércitos conocidos, hasta que los griegos se fueron organizando y paulatinamente crearon uno aún mayor que el persa.

¡Que viva Grecia por siempre! Grecia está en mi corazón.

Concluyo con una referencia a las Termópilas tomada de Lecciones de Historia Universal, de Hugo Ruan, en donde aparece la siguiente información:

"Darío había muerto sin haber podido vengar la derrota de los suyos en Maratón. Su hijo Jerjes, emprendió entonces la segunda expedición con el ejército más poderoso que hasta entonces habían visto los tiempos. Herodoto eleva a cinco millones el número de los soldados. En este ejército se mezclaban todas las lenguas y costumbres de los pueblos de Asia. Jerjes sin embargo fue detenido en el desfiladero de las Termópilas por siete mil hombres que comandaba Leónidas, rey de Esparta. Allí hubiera sido quizá rechazada la gran expedición, si un traidor no hubiera señalado a los persas un camino por el cual pudieron desfilar hasta rodear a los espartanos. Leónidas se defendió hasta morir y en aquel sitio de gloria se grabó esta inscripción que hará perdurar el heroísmo de los espartanos: "viajero, ve a decir a Esparta que hemos muerto aquí por defender sus santas leyes". Después de esta victoria, Jerjes entró en Atenas y la destruyó."