Ir al contenido principal

Antígona


La trascendencia del mito de Antígona y su identificación tiene mucho que ver con lo que significaba y significa ser una mujer que sobrepasa los límites asignados.

Antígona es como la continuación de la tragedia de Edipo rey. Porque comienza con el exilio de Edipo por parte de sus propios hijos, los cuales tomaron esta decisión despues de saber que Edipo había cometido incesto al casarse con Yocasta ya que esta era su madre. Pero Edipo por su parte los maldice diciéndoles que morirán uno en las manos del otro, y así es puesto que  Eteocles y Polínices, mueren en una batalla entre ellos mismos por gobernar el reino que dejó Edipo. Y de esta manera, Creonte que es tío de ambos pasa a ser el nuevo rey, y decreta que Polínices no fuera enterrado, que era el peor castigo que podía haber, ya que se decía que si no se era enterrado los dioses del Hades se apoderarían de su alma, y aquí es en donde entra Antígona, la cual  no está de acuerdo y desobedece a Creonte, porque al anochecer va a echarle puñados de tierra al cuerpo de su hermano, y le pide a su hermana Ismene que la acompañe, la cual no acepta por temor a Creonte, y prefiere acatar las ordenes y permanecer en casa.

Pero en el momento en el cual Antígona va a echar tierra al cuerpo de su hermano es descubierta por unos soldados, y de esta forma es llevada a presencia de Creonte, quien dispuso que se cumpliera la ley, que significaba que Antígona fuera condenada a ser enterrada viva en una cueva. Antígona por su parte prefiere ahorcarse con su ceñidor, que cumplir el castigo que su tío le impuso. Pero la tragedia no termina aquí, ya que Hemón, que era hijo de Creonte y amaba a Antígona, se enteró de la terrible sentencia que su padre le había dictado a su amada y después de saber del suicidio de esta decide también quitarse la vida, y esto lleva a una última tragedia, que es la de Eurídice, madre de Hemón y esposa de Creonte, que al ver a su hijo muerto le agarra un tremendo odio a Creonte y también se quita la vida.

Fuente: Liliana Salgado Alarcón