Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2010

70 Aniversario del Día del NO

Chrisóstomos Tsokonas (1913-1940), un Archimandrita heroico
Traducido del griego por la Dra. Cristina Tsardikos 
Sobre los grandes personajes de nuestra iglesia: mártires, conversos, padres, maestros, se han escrito muchos libros valiosos y eternos. Han vivido sin embargo, sobre la faz de la tierra, presencias luminosas, que no fueron conocidas por las generaciones posteriores y que su mensaje no ha podido llegar a todos los recodos de la Ecúmene. 

Existen santos desconocidos, invisibles, muchas veces anónimos, que dieron sentido, significado y belleza a la vida de los hombres.
Una de estas personas, ha sido el Archimandrita Chrisóstomos Tsokonas.
Christos Tsokonas, ese es su nombre terrenal, nació en Delvinaki en el Épiro, el 8 de Mayo de 1913. Sus padres, Teologo y Uranía, fueron personas humildes y respetables. Finalizó con excelentes calificaciones la escuela primaria en su pueblo y el 4 de Octubre de 1926, viajó con su madre y su hermana menor a Constantinopla, donde ya se encontraba …

Cartas griegas, de Jorge Anagnostópulos

Prólogo de Cartas Griegas, por Horacio Castillo
Las Cartas griegas , de Jorge Anagonostopulos, constituyen por la belleza de su “itinerario azul” y por su devoción filial, un texto conmovedor. Texto que, al diálogo tácito, suma otro interlocutor: una voz amiga –la voz de la poesía- que sigue los pasos del peregrino por Grecia, patria de la madre muerta, y amplifica líricamente paisajes, emociones y experiencias de raigambre mítica . El hijo relata sus vivencias, mira con sus ojos y siente con su corazón pero, a la vez, mira y siente con los ojos y el corazón de su madre, que había soñado ese reencuentro durante su vida. Todo, como le cuenta el hijo, sigue en su lugar: el pueblo, la casa natal, el sendero de amapolas, el aire límpido lleno de resonancias familiares. Porque la patria, la patria esencial, es una geografía interior: “En mis sueños te reconozco -escribe- y reconozco la belleza de Grecia en tu mirada”. Y la tercera voz, la palabra de la poesía, le sugiere: “Ve a Delfos”. E…