Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2011

Tres poemas de Guillermina Hasan

Penélope

Sumida en penas
estoica morena
detiene la vida
un día al azar

Ella va tejiendo
deseos, pasiones
y sueños que invaden
su triste verdad

Y cuando el presente
famélico agobia
desnuda su historia
volviendo a empezar

Cabalgando incierta
tormentas ocultas
espera sumisa
al que no vendrá

Pandora

Traición y venganza
tramaron la historia
que enfrenta en el mundo
orgullo y poder

Única y hermosa
provocó el derrumbe
(el misterio destruye
al que quiere saber)

La humanidad padece
el castigo de los fuertes,
La esperanza se oculta
cada anochecer

Antígona

Obedeció al corazón
y ese fue su castigo
desconocer el grito
de aquel que ejerce el poder

¿En dónde se ubica el deber?
Si la vida está por medio
quién nos dice qué es lo cierto
cuando entra en juego el amor

Nadie pudo imaginar
cuál sería su destino
implacable el tiempo hizo
que decida por su ser

Y el hombre no pudo torcer
aquello que estaba escrito
ella partió como quiso
liberada por su ley

Autora: Guillermina Hasan

28η Οκτωβριου 1940

El Día del Oxi (pronunciado como Día del Oji), es el Aniversario del "No", el cual es celebrado en toda Grecia, Chipre y en las comunidades griegas de todo el mundo el 28 de Octubre de cada año, para conmemorar la negativa del Primer Ministro Griego Ioannis Metaxás (que gobernó del 4 de agosto de 1936 al 29 de enero de 1941) al ultimatum hecho por el dictador italiano Benito Mussolini el 28 de Octubre de 1940.

El ultimatum

Este ultimatum, el cual le fue presentado a Metaxás por el embajador italiano en Grecia, Emanuele Grazzi, el 28 de octubre de 1940, al amanecer (04:00 am), luego de que una de las partes de la embajada alemana en Atenas, demandara que Grecia permitiera a las fuerzas del Eje entrar en territorio griego y ocupar ciertas y no especificadas "locaciones estratégicas" o de lo contrario enfrentaría la guerra. Se le respondió supuestamente con una simple palabra lacónica: óχι (No!). Sin embargo, su verdadera respuesta fue, Alors, c'est la guerre (Ent…

Que te muerda algún libro

Más allá de la tecnología involucrada, leer enriquece los modos de pensar y procesar información, afirma el escritor mexicano Homero Aridjis, quien analiza viejos y nuevos hábitos de lectura y escritura en un mundo cada vez más digital.

POR Homero Aridjis

En Milán, hacia fines del siglo IV, cuando San Agustín fue a visitar al Obispo Ambrosio asistió a un hecho trascendente: el momento en que la palabra escrita comenzó a adquirir preeminencia respecto de la palabra hablada. En sus Confesiones , San Agustín escribió: “Cuando Ambrosio leía, sus ojos recorrían las páginas, y su corazón penetraba el sentido, sin decir palabra ni mover su lengua. Muchas veces –pues a nadie se le prohibía entrar ni había costumbre de avisarle quién venía– le vimos leer calladamente y nunca de otro modo, y estando largo rato sentado en silencio, me largaba, conjeturando que aquel poco tiempo que se concedía para reparar su espíritu, libre del tumulto de los negocios ajenos, no quería se lo ocupasen en otra co…

Poemas inéditos de Taso Damianos

Principios Notables

La soberbia, el odio y el rencor,
No tienen cabida,
Ni en el tiempo
Ni en nuestro corazón,
Solamente en la vida triunfa el amor

Desventurados los seres
Que no entienden los valores
Del sentimiento, la humildad y el amor
Que broquelan
Nuestra conformación.

La bondad,
El humanismo y la sabiduría,
Enriquecen el espíritu del hombre
Que lo enaltece
En toda su dimensión,
Principios estelares
De su convicción.

Si abrimos nuestro corazón
Dejando penetrar la luz
Del bien, de la generosidad y la amistad,
Habremos vencido
El orgullo, la tristeza y el dolor.

La Fe

Estímulo de certeza
Conviccción piadosa
Inmaculada concepción,
Creencia que se profesa.

Prodigio y encarnación
Alabanza y Virtud
Digno encanto de su vara,
Profunda meditación.

Siembre el hombre la semilla
Que germinará en su vida eterna
Como culto y sostén,
De su creencia.

Invocación inquebrantable
De piedad y oración
Sendero divino
De su salvación.

Gratitud

Magna y sublime
Se alza del corazón,
Gracia y favor
Que la vi…