Ir al contenido principal

La Paideia Griega

jenofonte

Autor: Prof. Raúl Zurita

En una conferencia por los ’70 en la USB sobre la “Paideia Griega” el Prof. Segundo Serrano Poncela resaltaba el concepto de la educación griega y que la palabra “paideia” que la determina no tiene traducción, sino que había que verlo en acción. Según palabras del profesor Serrano Poncela la mejor forma de entenderlo es en “La Anábasis” relato del famoso historiador griego Jenofonte, quien cuenta, siendo protagonista del mismo la huida de los 10.000; sin pretender reproducir dicha conferencia, reflexionemos..

El enfoque de la conferencia no fue hacer el relato sino destacar la Paideia al exponer la hazaña de la vuelta a Grecia de tantos hombres; en primer lugar el antiguo lugarteniente de Ciro, Arieo, informa a los griegos de la muerte del rey Ciro y les pide que vuelvan con él a Jonia, mientras que el Rey (Artajerjes) les exige que se rindan y entreguen sus armas. Clearco, que toma el mando del ejército griego se niega. Luego, se produce la traición persa: Tisafernes (confabulado con el Rey persa) apresa a los generales griegos Clearco, Próxeno, Menón, Agias y Sócrates, con la intención de llevarlos a Babilonia para que sean juzgados y que se rinda el ejército. Los griegos se niegan y los generales son ejecutados Después de perder muchos de sus líderes por dicha trampa y en contrario al cálculo de sus artífices quienes pensaban que ese enorme número de soldados caería en el terror y la desbandada y serían fácil presa, es en ese momento cuando la Paideia se luce y cómo en esos soldados su educación “para la vida democrática” se evidencia al reaccionar maduramente sobre qué hacer en tan difícil situación.

Ahora bien, uno busca la Paideia dentro del relato y ¿Adónde está? El expositor afirmó que el hecho de haber ellos concertado una elección de nuevos oficiales y un general – en este caso fue el mismo Jenofonte – y luego, con la misma madurez política, obedecen sus decisiones sin oponerse a esas nuevas autoridades; demuestran disciplina inteligente para defenderse en su marcha de vuelta a Grecia de los múltiples enemigos que los acechaban y combatían. Finalmente Jenofonte, al avistar las colinas griegas, ceja sus funciones de comandante, pues había sido elegido para llevarlos a Grecia y esa misión ya estaba cumplida, por lo tanto cada quien quedaba relevado de su compromiso (Jenofonte de mandar y los soldados de obedecer) y podían irse a donde quisieran; esto fue sólo gracias al ejercicio democrático de la Paideia;

Se puede profundizar más la reflexión de los términos expuestos. Nos podríamos preguntar cuál es el secreto de tan insigne conducta, máxime si vemos el número que implica. Analicemos esto en primer lugar, la magnitud de la hazaña. Piense el lector en un salón de clases de 25 alumnos (puede evocar alguno donde estuvo y rememorar alguna situación de descontrol donde el educador al frente de la clase no pudiese contenerla) ¿la recuerda? Produce hasta pena haber participado en un hecho donde uno se da cuenta que la persona al frente no encuentra cómo resolverla. ¿Ha visto Ud. un cruce de calles donde el semáforo queda sin luz y se encuentra en el más absoluto enfrentamiento por pasar todos primero y nadie cede? ¿Ha visto Ud., aunque sea en una filmación posterior, una turba enardecida tratando de entrar a un sitio, comprar algo de última moda o golpear a alguien? Bien, los griegos estaban en una situación mucho peor; no eran unos cuantos o unos cientos, representa el salón de clases de 25 multiplicado por 400 que deben, para salvarse, elegir nuevas autoridades y serle obedientes. ¿Por qué lo hacen? ¿Inventan la democracia allí?

Para obtener la mejor respuesta tenemos que voltear hacia la educación griega de ese tiempo; la polis educa, la vida toda del ciudadano dentro de la polis educa, eso es la Paideia griega. Desde niños eran educados para la democracia, pero no como un concepto abstracto; es un avance en la areté, una vivencia; una educación para la vida, para vivirla de la mejor manera; se educa para que el ciudadano alcance el mejor nivel, para que surja; surgiendo él, surge la familia y con ella la sociedad toda.

Una sociedad así tan perfecta, ¿Por qué desaparece entonces? Eso sería respuesta de otro ensayo; pero la madurez política es envidiable. ¿Existe hoy? ¿Dónde? ¡Qué grande era Grecia!