Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2014

Rosana Gallo

Abogada y Procuradora egresada de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires. Profesora Adjunta Regular de Derecho Comercial por concurso de oposición en la Facultad de Derecho de la UBA. Doctoranda en la misma institución. Profesora Adjunta de la Universidad Abierta Interamericana. Investigadora Adscripta al Instituto A. Gioja (Rectorado UBA). Coordinadora del Seminario Permanente de Investigación “Helenismo y Derecho: aportes, debates y tendencias” en el Instituto de Investigaciones A. Gioja. Directora de proyectos de investigación Decyt en la Facultad de Derecho de la UBA. Escritora.

Publicaciones de la autora en la Editorial Dunken:



Grecia y Roma: algunas cuestiones sobre el derecho Mercantil y penal a través de la historia y la literatura

Sinopsis:
Sinopsis: En este libro encontrarán diversos trabajos de investigación relacionados a los orígenes del derecho mercantil y penal en la civilización griega y su continuación en la romana, analizados a tr…

Homero, el poeta eterno

 Prof. Rosana Gallo (1)
Mucho se ha dicho en todos los tiempos acerca de Homero, el poeta, el rapsoda, el aedo, que Grecia le dio a la humanidad. Su legado fue enorme, A veces me pregunto: ¿Qué hubiera sido del mundo sin él? Es menester recalcar y recordar que sus famosos poemas fueron la paidea de la educación griega de la antigüedad y posteriormente de la romana.

Cualquier hombre que deseaba ser considerado “culto y civilizado” en la antigua Grecia y en Roma debía aprender de memoria los versos de sus poemas. Y, en el caso de los romanos, debían hacerlo en su lengua original, el griego. Así arrancaba la educación en esos tiempos lejanos, era la base de ella; luego se incorporarían otros poetas, filósofos, y los diversos conocimientos con los que se completaba una buena educación.

Entre los griegos de la antigüedad la existencia de Homero fue indiscutida; recién en la época alejandrina, esto es, entre los siglos III al II a. C., comenzó a dudarse.

Homero fue un aedo, un rapsoda, que …