Ir al contenido principal

OXI

       
     




ΌΧΙ

Hoy, Grecia, busca y encuentra su dignidad humana. Como el mítico mar azul con toda su fuerza y toda su belleza.  El mar que contiene innumerables gotas de agua.

De pronto surge una ola como una tempestad y algunas gotas se separan -durante un tiempo-, del mar. Se van a una nube, al río, al hielo de un glaciar. Sea como fuere, independientemente de su circunstancia, la gota tiene ese deseo de volver al mar. Tiene ese deseo de llegar a casa.
 
El pueblo griego tiene este deseo. Y hará lo imposible para regresar a su origen  republicano. Su raíz. Tiene el deseo de recuperar la dignidad humana que nunca perdió. El derecho de decidir soberanamente. Que a nadie debería ser negado. Lucha y agonía es su destino. Grecia, atravesará la tempestad porque la luz de la esperanza es poderosa. Siempre. HOY, GRECIA, ERGUIDA, DICE ¡NO!        
                                                                      
Y el viento de la gracia sopla una vez más. Esperando ser tomada otra vez por el amor, como por una marea.

                                                     JORGE ANAGNOSTÓPULOS