Ir al contenido principal

MENCIÓN DE HONOR CONCURSO LITERARIO LA PEQUEÑA GRECIA 2016



ENVÍO PARA LA PEQUEÑA GRECIA

Por Profa. Marisa Cravino



Muchas son las cosas que la cultura occidental en general y los argentinos en particular heredamos de los griegos. Palabras, costumbres, comidas, conocimientos…. La lista es inagotable.

En el recientemente pasado julio de 2016 en mi país, la República Argentina, se celebró el Bicentenario de nuestra Independencia. La Independencia es, sin dudas, uno de los tesoros más grandes que pueda tener una Nación. La misma fue declarada en la provincia de Tucumán tras un proceso de varios años de idas y venidas, de acuerdos y desacuerdos. Los hombres que tuvieron en sus manos tan importante responsabilidad son recordados como grandes héroes y considerados ejemplos de patriotas.

Pero en este acontecimiento tan relevante para mi país y para mí como argentina, no solamente han participado hombres nacidos en esta amada tierra. Algunos héroes de la Independencia Argentina tenían otro origen. Me refiero en esta oportunidad al teniente de marina Pedro Samuel Spiro y al coronel de marina Nicolás Jorge Kolmaniatis, quienes fueron comandantes extranjeros del almirante Guillermo Brown desde la creación de la Armada al servicio de la Revolución Independentista en el Río de la Plata.

Pedro Samuel Spiro nació en la Isla de Hydra, Grecia, a fines del siglo XVIII. Hydra es una pequeña isla griega localizada en aguas del golfo Sarónico, en el mar Egeo, al sur de Atenas. Llegó a Buenos Aires, la entonces capital de las Provincias Unidas del Rio de la Plata, junto a su hermano Miguel Teodoro Spiro. Al estallar la Revolución de Mayo de 1810 se puso al servicio de la causa patriota.

También oriundo de la Isla de Hydra, Giorgos "Jorge" Kolmaniatis, llegó a las Provincias Unidas del Rio de la Plata en 1811, contribuyendo fuertemente en la Guerra de la Independencia Argentina integrando la flota recién formada y liderada por el anteriormente nombrado Pedro Samuel Spiro.

Los marinos Pedro Samuel Spiro y Nicolás Jorge Kolmaniatis combatieron junto al almirante Guillermo Brown contra las escuadrillas realistas de Montevideo que controlaban en ese momento el Río de la Plata y sus afluentes. En 1814 el comandante de la escuadra Guillermo Brown enfrentó en aguas de Martín García a las flotas españolas. Durante esta acción la Hércules, nave capitana de Brown, varó, quedó a merced del fuego enemigo y fue abandonada por sus consortes, excepto por la pequeña Carmen de Spiro que avanzó para proteger a su barco insignia.

En el marco de su cuadragésimo quinto viaje de instrucción de guardiamarinas, la fragata Libertad, buque escuela de la Armada Argentina, llegó el 3 de septiembre de este año 2016 al puerto griego del Pireo. El 8 del mismo mes, la tripulación completa se dirigió a la Isla de Hydra, en donde rindió homenaje a estos dos valerosos marinos griegos que, hace dos siglos, expusieron lo más valioso que tenían, su vida, para luchar por la Independencia de la Nación que les dio cobijo.

La embajadora argentina Carolina Pérez Colman, autoridades y funcionarios griegos les dieron la bienvenida. Los homenajes se llevaron a cabo frente al monumento erigido en 1938 en la parte oriental del puerto de la Isla.

El diccionario dice que Patria es

“la tierra natal o adoptiva que está ligada a una persona por vínculos afectivos, jurídicos y/o históricos”. Patria no es, por tanto, necesariamente, el lugar en el que uno nació sino también el lugar que uno elige para vivir y para morir. Es la tierra en la que uno trabaja, lucha y construye un futuro mejor cada día. Spiro y Kolmaniatis dejaron por alguna razón su tierra natal, Grecia, para instalarse en Argentina y adoptarla como Patria, al punto de luchar por su Independencia hasta la muerte. Su lucha nos une a griegos y argentinos como pueblos ansiosos de vivir en libertad y de llevar esta lucha más allá de los límites del lugar donde nacimos. Porque la Libertad es un sentimiento que nos une y nos hermana.

Otro ítem más en la lista.