Ir al contenido principal

Gracias por el fuego



Gracias por el fuego

No abro los ojos, presiento que al hacerlo, me alejo.

Verano en Grecia. No recuerdo el día ni el año, sólo el impulso del corazón me invita a  escribirte.

En cada monasterio, traspasados los muros y el alto portal, me espera el sabor reparador de ta lucumbia y to ousho. Me gusta este cansancio y su efecto narcótico exacerbado alguna vez por los poetas malditos y la percepción de lo bello es común, se instala en mí, es mi propia naturaleza. El cuerpo y la mente, aligeran su peso.

Juego con los colores: lucumbias dulces, amarillas, rojas, el mentolado verde y el alcohol suave, mantienen mi  lucidez.

Un cuarto austero, amplio y en penumbras. Un catre, una ventana y el vasto universo. Esta es la hospitalidad de los monjes.

Caminé seis horas. ¿Fueron seis? Estoy en Xiropotamus, el monasterio de las rosas. No existe el tiempo en los senderos que los helenos denominaron monopaty. Me estremece pensar que antiguos peregrinos transitaron estos mismos caminos, ser uno más en sus huellas, precipitarme en territorios sagrados.

Pisar las amapolas es la frecuente delicadeza de Dios.

Me embriago de tal embriaguez, que sólo el humano poder puede sentir.

Los griegos somos brutales. Murmuramos, hablamos entre paréntesis, entre comillas, ejercemos la traición. También ofrecemos agua, pan, alegría, el abrazo oportuno y brindamos por la Vida.

El sol se escurre tarde en el verano, los seres diurnos huyen con él.

Te conté que soñé con faroles y copas de cristal rojo. La ventana abierta hacia la noche, sin rejas y desprovista de cortinas que columpien el viento, sugiere la complicidad del sueño. Mi último recuerdo se reitera: aroma de olivos, cipreses, más intenso aún el perfume ofrecido a la noche por las adelfas y la voz del Egeo, que alto en su volumen me permite imaginar las olas buscando la playa de guijarros, no la de arena. Siempre.

Tengo cien  años y el Maestro me dice en sueños: “Todos saben que la gota está en el océano, pocos saben que la gota contiene al océano”. Comprendo amiga, tuya es ahora esta sentencia: haz vuelto a nacer.

En mis sueños te reconozco y reconozco la  belleza de Grecia  en tu mirada. Y en mi soledad la luz, la música, el néctar. Entorno los ojos y me entrego a la poderosa respiración.

La paloma, portadora de mensajes, vuela hacia vos y aún no te he hablado de la arquitectura del lugar, de mis ancestros, de todos los que fui y del que ansío ser. El océano es pequeño. Te espero.

                                                                                      ¿Te dije que te amo?

Autor: Jorge Anagnostópulos

Comentarios

Entradas populares de este blog

La tragedia Agamenón de Esquilo

Esta temible tragedia griega se representó en el año 458 a.C. en las fiestas Dionisias de Atenas, donde obtuvo el primer premio. Pertenece a la trilogía llamada la Orestíada; aunque en principio era una tetralogía, pues contaba con el drama satírico Proteo.

Su argumento es el siguiente:

Un atalaya que custodia el palacio real de Agamenón en Argos, lleva aguardando mucho tiempo por la señal luminosa que le transmitirán otros vigías; haciéndole saber no solamente a él sino a todos los argivos, los ciudadanos de Argos, si la ciudad de Troya ha sido tomada ya por los aqueos, quienes hace 10 años salieron en la expedición para vengar la afrenta que recibieran ellos por causa del príncipe Paris, quien con el consentimiento de Helena, esposa de Menelao y reina de Esparta, decide llevársela consigo a Troya, por lo que se origina toda la guerra y el conflicto bélico entre griegos y troyanos.

El episodio del décimo año de esta guerra nos es narrado por Homero en la Ilíada.

Clitemnestra será …

Civilización Micénica

La civilización micénica es una civilización prehelénica del Heládico reciente (final de la Edad del Bronce). Obtiene su nombre de la villa de Micenas, situada en el Peloponeso.


Tabla de Contenidos

Historia del descubrimiento
Cronología
Origen de los micénicos
Organización política
El mundo micénico
Los estados de Pilos y Cnosos
Sociedad
Economía
Agricultura
Industria
Comercio
Religión
Arquitectura
Las fortalezas
Hábitat
Los palacios micénicos
Arte y artesanía
Cerámica
Escultura
Pintura
Armas
Prácticas funerarias
Decadencia
Bibliografía

Historia del descubrimiento Esta civilización fue descubierta a finales del siglo XIX por Heinrich Schliemann quien hizo excavaciones en Micenas (1874) y Tirinto (1886). Schliemann cree haber encontrado el mundo descrito por las epopeyas de Homero, la ''Ilíada'' y la ''Odisea''. En una tumba micénica descubre una máscara que denomina «máscara de Agamenón». Igualmente se bautiza como «palacio de N…

Origen de la Barbarie