Heródoto, Tucídides y Jenofonte

Heródoto
5.1. Características del género.


5.1.1. Definición y orígenes de la Historiografía: los logógrafos.
La Historiografía es la ciencia que se encarga de recoger e interpretar los hechos históricos del pasado. Como otros géneros literarios tiene sus orígenes en Grecia. Concretamente la historiografía griega nace en Jonia a finales del siglo VI a.C. La aparición de la historiografía está relacionada con el desarrollo de la filosofía y el pensamiento racional que se produce en esta época.
Es entonces cuando en Asia Menor los griegos empezarán a interpretar el mundo desde un punto de vista, ya no mitológico, sino racionalista o lógico, prescindiendo del mito para explicar las cosas, y se basarán en la razón.
La historiografía investiga, pues, el pasado de manera racional. Etimológicamente la palabra "historia", del griego ἱστορία significa precisamente "investigación o narración de lo que se ha visto y, por lo tanto, se conoce". Por eso los pioneros de la historiografía reciben el nombre de logógrafos, pues son los primeros escritores de relatos que narraban sus propios viajes y aventuras. Este es el término que utiliza el historiador clásico Tucídides para referirse a sus predecesores y diferenciarse de ellos, ya que los logógrafos aún no aspiraban a las excelencias del estilo, carecían de espíritu crítico y se sentían atraídos por todo lo popular, las anécdotas locales, etc., y habían preferido en definitiva ganarse el favor de su auditorio en detrimento de la verdad. De hecho en los relatos de los logógrafos se mezclaban hechos propiamente históricos, con observaciones y curiosidades geográficas, etnográficas, e incluso alusiones mitológicas. Su método consistía además en la simple acumulación de noticias de cualquier fuente.
5.1.2. Puntos fundamentales de la historiografía griega.
Como todo género literario, la historiografía responde a unas reglas literarias. Así pues, presentará siempre estas características indispensables:
- Proemio. En éste, el autor expone la temática de su obra, la explicación de su elección y su metodología.
- Los excursos y discursos. Gracias a estos, el autor retrata a sus personajes.
Además, la ἱστορία, sobre todo a partir de Tucídides tiene carácter científico y como tal, sigue unos principios:
- αὐτοψία: verificación personal de los hechos.
- ἀκοή : obtención de noticias a través de fuentes orales o escritas.
- γνώμη: deducción personal.
5.1.2. Principales autores y obras.
Dejando los autores de época romana, Polibio y Plutarco, los autores fundamentales de la historiografía griega son Heródoto, Tucídides y Jenofonte.

5.2.1. Heródoto.

No se puede hablar de Historiografía hasta el siglo V a.C. con la obra de Heródoto, quien dedicó su obra a narrar un hecho contemporáneo, el enfrentamiento entre griegos y persas conocido como las Guerras Médicas; su obra está dividida en 9 libros, cada uno nombrado con el nombre de una de las Musas. En ellos se narra con objetividad y precisión la historia de este conflicto entre Oriente y Occidente.
Como pretendía que su obra fuera entretenida no dudó en añadir una buena dosis de dramatismo a la narración, amenizándola con abundantes detalles sobre los aspectos más curiosos de los pueblos y las culturas tanto de los griegos como de los bárbaros, siendo el resultado una mezcla de historia, etnología y anécdotas.                                
Su metodología histórica se basaba tanto en la observación personal como en la obtención de datos a partir de fuentes escritas y orales que, sin embargo, no somete a crítica. Aparte de esta insuficiencia, la obra de Heródoto tiene la característica de no dar explicaciones políticas o comentarios de los acontecimientos y dar aún un excesivo protagonismo a los dioses como responsables de los destinos humanos.
Aparte de estos problemas excusables en todo pionero, la obra de Heródoto es importante porque supuso un impulso decisivo al género historiográfico, pues constituye la primera descripción del mundo antiguo a gran escala. Es la primera obra extensa que tenemos en prosa griega y es considerada por los historiadores una fuente importantísima a causa de su gran veracidad. Por esto Cicerón le nombró pater historiae.
El pensamiento político de Heródoto es también importante. Está convencido de los beneficios que representaba la libertad tomando como ejemplo el auge que alcanzaron los atenienses una vez instaurada la democracia. Por eso nos cuenta las Guerras Médicas, por mostrar cómo la libertad de los griegos fue decisiva a la hora de luchar y derrotar al ejército persa formado por súbditos al rey.
A nosotros Heródoto nos interesa sobre todo por su pensamiento ético, que tiene un valor totalmente actual. Cuando nos describe costumbres de los pueblos extranjeros, su entusiasmo nos hace entender la necesidad que tenemos los hombres de entender y respetar la diversidad cultural y el pluralismo. Recordamos la historia de Darío, que reunió en su corte un grupo de indios y de griegos para ponerlos a prueba. Primero preguntó a los griegos con qué compensación estarían dispuestos a comerse sus familiares muertos. Cuando estos respondieron que no lo harían por nada del mundo, se dirigió a los indios y les preguntó qué los podría convencer a ellos para que enterraran a sus muertos, y aquellos entonces se llevaron las manos a la cabeza escandalizados. Este es un ejemplo del porqué todos pensamos que las propias leyes o costumbres son siempre las mejores.


5.2.2. Tucídides.

Después de Heródoto la historiografía da un paso decisivo con Tucídides, quien compuso una historia sobre la Guerra del Peloponeso.
Se diferencia de su predecesor por el contenido, por su método y su finalidad: Si Heródoto describe un conflicto bélico del pasado, entre pueblos distintos culturalmente, Tucídides centra ahora la atención en un acontecimiento contemporáneo de su ciudad. Es decir, no le interesa la historia universal, sino que reduce el horizonte de su actividad literaria a un período concreto de un lugar particular. Tucídides deja de lado los mitos y prescinde de todas las informaciones que no son seguras, desestimando las informaciones difíciles de verificar como la de los logógrafos. Tucídides quiere llegar a la verdad de los hechos porque ya no se propone entretener, sino ofrecer unos conocimientos que tuvieran valor paradigmático; pretende transmitir un mensaje universal y explicar el presente y el futuro mediante el pasado.
Para Tucídides hay unas leyes inmutables que rigen el comportamiento humano, que se repiten independientemente de las épocas y que hay que conocer para entender lo que nos rodea y evitar así repetir los errores. Tucídides piensa que en la naturaleza humana hay siempre un deseo de dominar a los demás para satisfacer los propios intereses y esto es los que explica, en último término, las causas de las guerras. Por todo esto podríamos decir que Tucídides es un pensador político o el creador de la historia política.


5.2.3. Jenofonte.

La obra literaria de Jenofonte fue prolífica y de contenido diverso. Tiene obras de carácter histórico–político, como la Anábasis, que narra la expedición en ayuda del príncipe persa Ciro contra su hermano, basada en el relato de su propia experiencia militar y el posterior regreso de los mercenarios griegos, o las Helénicas, continuación de la obra de Tucídides sobre la guerra del Peloponeso. Otras son de carácter filosófico, como la Apología de Sócrates, que reconstruye la defensa del pensador ante los jueces, escrita según algunos autores en respuesta a la Apología compuesta por Platón. Escribió también obras didácticas, como la Ciropedia, la historia novelada de Ciro el Viejo, que contiene numerosas opiniones sobre la política con una finalidad moral; o el Cinegético, un tratado de caza en el que se insiste en su valor educativo en el desarrollo del carácter y como entrenamiento para la guerra.
Por lo que respecta a las obras históricas, hay que decir que Jenofonte no continúa el método de Tucídides, ya que no hay en su obra reflexión sobre las causas y consecuencias de los hechos. Jenofonte suele perderse en la acumulación de episodios y discursos sin una lógica interna, salvo la cronológica. Hoy se lo estima más como literato que como historiador, es decir no tanto por la exactitud histórica como por la sencillez de su prosa y su estilo vivo.
De Jenofonte destaca también el interés por la psicología de los individuos. Mientras que Tucídides no trataba las personalidades concretas, pues la raíz de los conflictos para él sobrepasa los hombres particulares, en Jenofonte hay una preeminencia del individuo sobre la colectividad. Un claro ejemplo es la Apología de Sócrates, donde el historiador trata de exponer el comportamiento y la reacción de su maestro delante del tribunal que le juzgó y le condenó.

5.3. Influencia posterior.

La literatura es una de las aportaciones del mundo clásico que aún perviven con mayor vigor en nuestros días. De hecho puede decirse que la literatura, tal y como la entendemos hoy, es un invento genuinamente griego y latino. Darle a la palabra escrita un valor estético es algo que ya había ocurrido antes pero no con la intensidad e importancia que adquirió en la antigüedad clásica. 
Las literaturas occidentales son hijas y deudoras de la literatura griega. Así, Homero, Sófocles, Píndaro, Tucídides, Aristóteles ... sentaron las bases de la épica, el teatro, la lírica, la historia o la filosofía, respectivamente. 
La influencia que la literatura griega ejerció sobre las literaturas occidentales se produjo a través de los autores latinos, sobre todo hasta el siglo XIX. Fue a partir del Romanticismo cuando se halló en los originales griegos una fuente renovadora de la literatura occidental.
De entre los historiadores griegos, Tucídides fue el más conocido y valorado en los siglos posteriores. Su senda la siguen en Grecia Jenofonte y Polibio y más tarde en Roma Salustio. Su influjo siguió siendo importante en la época renacentista. Jenofonte fue muy valorado por su sencillez. En Roma su influjo se percibe en Cicerón y Séneca. Su imagen de gobernante ideal, recogida en Ciropedia, se percibe en una obra renacentista tan relevante como El Príncipe de Maquiavelo.

https://sites.google.com/site/griego2obachillerato/home/u-d-5-la-historiografia-griega/5-1-la-historiografia-griega-herodoto-tucidides-jenofonte

No hay comentarios:

Anuncio