Ir al contenido principal

El laberinto junto al mar


Zbigniew Herbert

El laberinto junto al mar

El laberinto junto al mar podría llevar el subtítulo «Apuntes de un viaje por Grecia», tal y como aparece en el manuscrito que Zbigniew Herbert entregó a su editor polaco, o quién sabe si el más aclaratorio «En la patria de los mitos», que fue usado como título para una edición alemana, previa y distinta a la que hoy presentamos en lengua castellana. Integran este libro siete ensayos luminosos, reunidos en 1973 por el poeta, que recogen su fascinación por una Grecia cuna de la civilización europea.

Notas de prensa

Un libro admirable, una delicia para todo amante de la Grecia clásica. La belleza de esta obra reside en la manera como este viajero, alejado de sentimentalismos románticos, incorpora los restos arqueológicos al tejido de su personalidad, a su experiencia y a un concepto de la historia que liga, misteriosamente, dieciocho o veinte siglos de hechos remotísimos con el desarrollo normal de una vida de lo más contemporánea. Y al final del libro, por arte de la eficacia narrativa y descriptiva, el lector considera, agradecido, tanto como lo hace cuando lee a Homero, que aquella civilización le merece la más grande de las simpatías, incluso envidia”.
Jordi Llovet, El País

“Si alguien no conoce Grecia y desea penetrar en la milenaria cultura helénica, tiene que leer este libro. Y si no, tiene que leerlo de todos modos. Porque El laberinto junto al mar es un recorrido histórico y sentimental por la cuna de Europa”.
Diego Gándara, La Razón

“Maravilloso compendio erudito de todo lo mucho que se ha escrito y debatido sobre la mítica civilización minoica, escrito además al pie de un minucioso recorrido por entre sus ruinas fabulosas, Herbert no es nunca ese prolijo pedante que exhibe las plumas de lo banal, sino un peregrino de la verdad, que sabe que el conocimiento y el sueño son inseparables. Jamás he leído, entre lo mucho -y, a veces, muy bueno-, que se ha escrito sobre Creta, antigua o moderna, nada parecido al texto de Herbert”.
Francisco Calvo Serraller, El País

“Un estimulante viaje sensorial e intelectual por los santuarios de la cultura europea, siempre guiado por la admiración, pero sin prescindir de la ironía”.
Marta Rebón, El País

“Un libro sobre Grecia, pero no un libro más sobre Grecia. Sus descripciones, sus relatos, sus digresiones, son piezas literarias de primer orden. Un libro emocionante sobre el arte y las piedras, sobre el pasado, los mitos y los hombres, que tiene la virtud de aguzar nuestra mirada y despertar nuestros embotados sentidos”.
Manuel Arranz, Levante

“Precioso ensayo”.
Antonio Rico, La Nueva España

“Un libro emocionante y hermoso. De la mano de Herbert y siguiendo la estela de los humanistas clásicos, recorremos las fértiles tierras de la sísmica Creta, patria de Zeus, sentimos el olor a hierbas de la niebla amarga de Heraclión, y desentrañamos el significado de los símbolos antiguos a través de las obras maestras que nos dejaron”.
Fulgencio Argüelles, El Comercio

“Esta obra ahora es mucho más que un simple libro de viajes, porque aquí el poeta se transforma en un humanista al modo de los hombres del Renacimiento para sacar todo el jugo que esa tierra le aportaba en su quehacer artístico”.
Cambio 16

“El verbo de Herbert se alza personal, vigoroso, auténtico. Nombrar a Zbigniew Herbert es hablar de alguien capaz de hacer literatura exprimiendo piedras en el camino, es hablar de una cultura de primera línea que el tiempo ha reservado únicamente a los buscadores de tesoros”.
Mario S. Arsenal, Culturamas

“Sus observaciones sobre los frescos minoicos, la pintura de los artistas cretenses, son muy profundas; su naturaleza intelectual y filosófica se manifiesta en su modo de contemplar el mundo. La erudición del viajero hila el tejido de una belleza exultante aportando argumentos que sirven para crear la tierra fértil de la interpelación (moralista) sobre el presente”.
Carme Miró, Sonograma

«Toda la obra de Herbert, tanto la poesía como los ensayos, está saturada de amor a la tradición polaca y europea; de amor y de conocimiento».
Adam Zagajewski

«La escritura de Zbigniew Herbert aporta a la biografía de la civilización la sensibilidad de un hombre nunca derrotado por un siglo que fue, al fin y al cabo, el más eficaz en lo que toca a la deshumanización de la especie».
Joseph Brodsky



Fuente: Alberto Mejía Gallo

Comentarios

Entradas populares de este blog

La tragedia Agamenón de Esquilo

Esta temible tragedia griega se representó en el año 458 a.C. en las fiestas Dionisias de Atenas, donde obtuvo el primer premio. Pertenece a la trilogía llamada la Orestíada; aunque en principio era una tetralogía, pues contaba con el drama satírico Proteo.

Su argumento es el siguiente:

Un atalaya que custodia el palacio real de Agamenón en Argos, lleva aguardando mucho tiempo por la señal luminosa que le transmitirán otros vigías; haciéndole saber no solamente a él sino a todos los argivos, los ciudadanos de Argos, si la ciudad de Troya ha sido tomada ya por los aqueos, quienes hace 10 años salieron en la expedición para vengar la afrenta que recibieran ellos por causa del príncipe Paris, quien con el consentimiento de Helena, esposa de Menelao y reina de Esparta, decide llevársela consigo a Troya, por lo que se origina toda la guerra y el conflicto bélico entre griegos y troyanos.

El episodio del décimo año de esta guerra nos es narrado por Homero en la Ilíada.

Clitemnestra será …

Civilización Micénica

La civilización micénica es una civilización prehelénica del Heládico reciente (final de la Edad del Bronce). Obtiene su nombre de la villa de Micenas, situada en el Peloponeso.


Tabla de Contenidos

Historia del descubrimiento
Cronología
Origen de los micénicos
Organización política
El mundo micénico
Los estados de Pilos y Cnosos
Sociedad
Economía
Agricultura
Industria
Comercio
Religión
Arquitectura
Las fortalezas
Hábitat
Los palacios micénicos
Arte y artesanía
Cerámica
Escultura
Pintura
Armas
Prácticas funerarias
Decadencia
Bibliografía

Historia del descubrimiento Esta civilización fue descubierta a finales del siglo XIX por Heinrich Schliemann quien hizo excavaciones en Micenas (1874) y Tirinto (1886). Schliemann cree haber encontrado el mundo descrito por las epopeyas de Homero, la ''Ilíada'' y la ''Odisea''. En una tumba micénica descubre una máscara que denomina «máscara de Agamenón». Igualmente se bautiza como «palacio de N…

Origen de la Barbarie