El laberinto junto al mar


Zbigniew Herbert

El laberinto junto al mar

El laberinto junto al mar podría llevar el subtítulo «Apuntes de un viaje por Grecia», tal y como aparece en el manuscrito que Zbigniew Herbert entregó a su editor polaco, o quién sabe si el más aclaratorio «En la patria de los mitos», que fue usado como título para una edición alemana, previa y distinta a la que hoy presentamos en lengua castellana. Integran este libro siete ensayos luminosos, reunidos en 1973 por el poeta, que recogen su fascinación por una Grecia cuna de la civilización europea.

Notas de prensa

Un libro admirable, una delicia para todo amante de la Grecia clásica. La belleza de esta obra reside en la manera como este viajero, alejado de sentimentalismos románticos, incorpora los restos arqueológicos al tejido de su personalidad, a su experiencia y a un concepto de la historia que liga, misteriosamente, dieciocho o veinte siglos de hechos remotísimos con el desarrollo normal de una vida de lo más contemporánea. Y al final del libro, por arte de la eficacia narrativa y descriptiva, el lector considera, agradecido, tanto como lo hace cuando lee a Homero, que aquella civilización le merece la más grande de las simpatías, incluso envidia”.
Jordi Llovet, El País

“Si alguien no conoce Grecia y desea penetrar en la milenaria cultura helénica, tiene que leer este libro. Y si no, tiene que leerlo de todos modos. Porque El laberinto junto al mar es un recorrido histórico y sentimental por la cuna de Europa”.
Diego Gándara, La Razón

“Maravilloso compendio erudito de todo lo mucho que se ha escrito y debatido sobre la mítica civilización minoica, escrito además al pie de un minucioso recorrido por entre sus ruinas fabulosas, Herbert no es nunca ese prolijo pedante que exhibe las plumas de lo banal, sino un peregrino de la verdad, que sabe que el conocimiento y el sueño son inseparables. Jamás he leído, entre lo mucho -y, a veces, muy bueno-, que se ha escrito sobre Creta, antigua o moderna, nada parecido al texto de Herbert”.
Francisco Calvo Serraller, El País

“Un estimulante viaje sensorial e intelectual por los santuarios de la cultura europea, siempre guiado por la admiración, pero sin prescindir de la ironía”.
Marta Rebón, El País

“Un libro sobre Grecia, pero no un libro más sobre Grecia. Sus descripciones, sus relatos, sus digresiones, son piezas literarias de primer orden. Un libro emocionante sobre el arte y las piedras, sobre el pasado, los mitos y los hombres, que tiene la virtud de aguzar nuestra mirada y despertar nuestros embotados sentidos”.
Manuel Arranz, Levante

“Precioso ensayo”.
Antonio Rico, La Nueva España

“Un libro emocionante y hermoso. De la mano de Herbert y siguiendo la estela de los humanistas clásicos, recorremos las fértiles tierras de la sísmica Creta, patria de Zeus, sentimos el olor a hierbas de la niebla amarga de Heraclión, y desentrañamos el significado de los símbolos antiguos a través de las obras maestras que nos dejaron”.
Fulgencio Argüelles, El Comercio

“Esta obra ahora es mucho más que un simple libro de viajes, porque aquí el poeta se transforma en un humanista al modo de los hombres del Renacimiento para sacar todo el jugo que esa tierra le aportaba en su quehacer artístico”.
Cambio 16

“El verbo de Herbert se alza personal, vigoroso, auténtico. Nombrar a Zbigniew Herbert es hablar de alguien capaz de hacer literatura exprimiendo piedras en el camino, es hablar de una cultura de primera línea que el tiempo ha reservado únicamente a los buscadores de tesoros”.
Mario S. Arsenal, Culturamas

“Sus observaciones sobre los frescos minoicos, la pintura de los artistas cretenses, son muy profundas; su naturaleza intelectual y filosófica se manifiesta en su modo de contemplar el mundo. La erudición del viajero hila el tejido de una belleza exultante aportando argumentos que sirven para crear la tierra fértil de la interpelación (moralista) sobre el presente”.
Carme Miró, Sonograma

«Toda la obra de Herbert, tanto la poesía como los ensayos, está saturada de amor a la tradición polaca y europea; de amor y de conocimiento».
Adam Zagajewski

«La escritura de Zbigniew Herbert aporta a la biografía de la civilización la sensibilidad de un hombre nunca derrotado por un siglo que fue, al fin y al cabo, el más eficaz en lo que toca a la deshumanización de la especie».
Joseph Brodsky



Fuente: Alberto Mejía Gallo

Alberto Mejía Gallo

alberto mejia gallo
Alberto Mejía Gallo a las puertas del Partenón


Hola, muchas gracias. Te adjunto mi foto, en la entrada al Partenón, en uno de mis viajes a ese lugar.

Pues soy Abogado, especialista en Derecho Laboral y Relaciones Industriales, Máster en Dirección y Administración de Entidades de la Seguridad Social y fui docente universitario en las cátedras de Derecho Romano e Historia de las Ideas Políticas.

Soy Colombiano, resido en un pequeño pueblo en las afueras de Bogotá, llamado Chía, pero trabajo en Bogotá, como Asesor Jurídico en una entidad del Estado.

Casado con una preciosa mujer, hace más de 30 años, 3 hijos y 2 nietos.

Lector irremediable, con una hermosa biblioteca atesorada toda mi vida y parte de ella dedicada a Grecia y Roma, al estudio de la Mitología y las Religiones.

Tengo una gran cinemateca de películas de Cine Arte, un fondo documental de muchísimos documentales de Historia, Ciencia, Arte y Religiones.

Una discoteca, que es mi mejor tesoro. Enorme!!!! No puedo decirte cuántos Cd's tengo porque no me lo creerías, tan solo en Música Griega, son más de 900.

Me considero un Humanista, Libre pensador y no me alindero en ninguna corriente política, filosófica o religiosa.

Mi fondo documental griego es bastante grande y te compartiré algunas cosas.
Espero que las disfrutes. Un gran Abrazo.

Alberto

Colaboraciones en La pequeña Grecia:

Historia Menor de Grecia



Pedro Olalla
Una mirada humanista sobre la agitada historia de los griegos

Historia menor de Grecia toma directamente las fuentes históricas para plasmar de forma literaria una reveladora colección de gestos humanos: decisiones, testimonios, ejemplos de conducta, personajes y hechos de la «segunda fila» de la historia, que ilustran de manera esclarecedora y emotiva la conformación y la supervivencia del espíritu humanista desde la Antigüedad hasta nuestros días. Aristóteles en el Ninfeo de Mieza, Polibio navegando hacia el exilio, Damaris en el Areópago, Athenais a las puertas de Jerusalén, Metodio en Moravia, Ibn Qurra en la lejana Carras, Pletón de regreso a Mistrás, Montaigne en su biblioteca de Périgord, Evliya Çelebi en Atenas, el capitán Leake en los montes de Arcadia, Delacroix en su estudio de París… Un vibrante relato de episodios menores sorprendentes y desconocidos, cuyos protagonistas no son los griegos ni los persas, sino todos los hombres. Su lectura nos alerta sobre la fragilidad de la cultura, sobre lo efímero de sus conquistas y la necesidad de defenderlas cada día que amanece. Nos ayuda también a comprender que la única civilización posible es la que une a los hombres contra la barbarie.
Dos video en Youtube, sobre este tema:






Fuente: Alberto Mejía Gallo

Descubren Cariátides en norte de Grecia

(Copyright de la imagen: AFP y Getty Images)


Dos estatuas de mujeres han sido descubiertas en el norte de Grecia a la entrada a la mayor tumba antigua jamás hallada en el país, según informó un grupo de arqueólogos.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/cultura/view/139593-descubren-cariatides-mayor-tumba-antigua-grecia

El brazo izquierdo de una y el derecho de la otra están levantados en un gesto simbólico para negar entrada a la tumba", dijo el Ministerio de Cultura en un comunicado, citado por AFP.

En las fotos difundidas por el Ministerio se aprecian dos estatuas que salen de la tierra a la mitad del busto, vestidas en túnicas de mangas y con los bucles de cabello que caen sobre sus hombros.  

Las llamadas 'cariátides' son otro hallazgo en las excavaciones lanzadas en 2012 y reanudadas en agosto pasado en la colina Kasta de la antigua ciudad de Anfípolis, en Macedonia.

Antes de las cariátides los arqueólogos excavaron la entrada exterior, custodiada por dos esfinges sin cabezas.  El túmulo, cercado por un muro de mármol de 500 metros se remonta al periodo de Alejandro Magno (356-232 a.C.).   

El tamaño del túmulo y la calidad de las esculturas indican la alta importancia de la persona enterrada en el lugar.

El primer ministro Antonis Samaras describió el lugar como un "hallazgo excepcionalmente importante".

Tumbas descubiertas previamente de la época de Alejandro Magno revelaron tesoros de oro y esculturas.

Las hipótesis apuntan a Roxana, la esposa de Alejandro, su madre Olimpia o uno de sus generales. Expertos dicen que es poco probable que la persona inhumada en el lugar fuera el propio Alejandro.

El conquistador macedonio murió en Babilonia a los 32 años y se cree que fue enterrado en Alejandría, ciudad egipcia fundada por él mismo, aunque nadie ha hallado su tumba hasta el día de hoy.  

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/cultura/view/139593-descubren-cariatides-mayor-tumba-antigua-grecia

 (Copyright de la imagen: AFP y el Ministerio Griego de Cultura)

El brazo izquierdo de una y el derecho de la otra están levantados en un gesto simbólico para negar entrada a la tumba", dijo el Ministerio de Cultura en un comunicado, citado por AFP.

En las fotos difundidas por el Ministerio se aprecian dos estatuas que salen de la tierra a la mitad del busto, vestidas en túnicas de mangas y con los bucles de cabello que caen sobre sus hombros.  

Las llamadas 'cariátides' son otro hallazgo en las excavaciones lanzadas en 2012 y reanudadas en agosto pasado en la colina Kasta de la antigua ciudad de Anfípolis, en Macedonia.

Antes de las cariátides los arqueólogos excavaron la entrada exterior, custodiada por dos esfinges sin cabezas.  El túmulo, cercado por un muro de mármol de 500 metros se remonta al periodo de Alejandro Magno (356-232 a.C.).   

El tamaño del túmulo y la calidad de las esculturas indican la alta importancia de la persona enterrada en el lugar.

El primer ministro Antonis Samaras describió el lugar como un "hallazgo excepcionalmente importante".

Tumbas descubiertas previamente de la época de Alejandro Magno revelaron tesoros de oro y esculturas.

Las hipótesis apuntan a Roxana, la esposa de Alejandro, su madre Olimpia o uno de sus generales. Expertos dicen que es poco probable que la persona inhumada en el lugar fuera el propio Alejandro.

El conquistador macedonio murió en Babilonia a los 32 años y se cree que fue enterrado en Alejandría, ciudad egipcia fundada por él mismo, aunque nadie ha hallado su tumba hasta el día de hoy.      

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/cultura/view/139593-descubren-cariatides-mayor-tumba-antigua-grecia
El brazo izquierdo de una y el derecho de la otra están levantados en un gesto simbólico para negar entrada a la tumba", dijo el Ministerio de Cultura en un comunicado, citado por AFP.

En las fotos difundidas por el Ministerio se aprecian dos estatuas que salen de la tierra a la mitad del busto, vestidas en túnicas de mangas y con los bucles de cabello que caen sobre sus hombros.  

Las llamadas 'cariátides' son otro hallazgo en las excavaciones lanzadas en 2012 y reanudadas en agosto pasado en la colina Kasta de la antigua ciudad de Anfípolis, en Macedonia.

Antes de las cariátides los arqueólogos excavaron la entrada exterior, custodiada por dos esfinges sin cabezas.  El túmulo, cercado por un muro de mármol de 500 metros se remonta al periodo de Alejandro Magno (356-232 a.C.).   

El tamaño del túmulo y la calidad de las esculturas indican la alta importancia de la persona enterrada en el lugar.

El primer ministro Antonis Samaras describió el lugar como un "hallazgo excepcionalmente importante".

Tumbas descubiertas previamente de la época de Alejandro Magno revelaron tesoros de oro y esculturas.

Las hipótesis apuntan a Roxana, la esposa de Alejandro, su madre Olimpia o uno de sus generales. Expertos dicen que es poco probable que la persona inhumada en el lugar fuera el propio Alejandro.

El conquistador macedonio murió en Babilonia a los 32 años y se cree que fue enterrado en Alejandría, ciudad egipcia fundada por él mismo, aunque nadie ha hallado su tumba hasta el día de hoy.      

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/cultura/view/139593-descubren-cariatides-mayor-tumba-antigua-grecia

CRISTO DE NUEVO CRUCIFICADO



Informe de lectura 
Primera Mitad de la Novela

"Cada cual tiene su hora decisiva. Cada uno solo puede juzgar y decidir cómo y cuándo encontrará la salvación". (Cristo de nuevo crucificado, Nikos Kazantzakis)

Algunos de nosotros nos hemos preguntado seguramente por la esencia del ser cristianos. La novela Cristo de nuevo crucificado nos ofrece todo un tratado social del cristianismo tal y como lo entiende Kazantzakis. La rica aldea de Licovrisí será el escenario donde el pope Grigoris no sólo no socorre a un grupo de perseguidos de las costas del Mar Negro, sino que además los calumnia gravemente. En contraparte, tenemos al pope Fotis, quien asume la conducción del éxodo de su rebaño. El pope Fotis sale del Ponto con los sobrevivientes de las masacres turcas en el lugar y luego de tres meses de marcha, él y su grey han perdido ya algunos miembros quienes han perecido por el agotamiento y el hambre y es éste el momento cuando llegan a Licovrisí en calidad de suplicantes ante el soberbio y egoísta pope Grigoris, quien les niega alimentos y refugio a los perseguidos y sobrevivientes, siendo estos igualmente griegos y cristianos. No obstante su dignidad permanecerá intacta e incólume.

Para Kazantzaki "Cristo está en todas partes, ronda alrededor de nuestra aldea, llama a nuestras puertas, se detiene delante de nuestro corazón pidiendo una limosna. Está pobre, hambriento, sin techo, delante de esta rica villa donde viven y medran los agás, los Ladas, los popes Grigoris. Es pobre y tiene hijos que tienen hambre. Mendiga y llama a las puertas, llama a los corazones y se le echa puerta tras puerta y corazón, tras corazón." Cristo de nuevo crucificado. Cap. X. Pomaire: Barcelona (España), 1976.

En otro pasaje el mismo Kazantzakis nos ofrece ese verdadero sentido del ser cristianos, la esencia del cristianismo, el encuentro con el maestro:

"—Hermanos —dijo al fin—, cada resolución del hombre es parecida al fruto del árbol. Lenta, pacientemente, gracias al sol, a la lluvia, al viento, el fruto madura y cae. Tened paciencia, hermanos, no preguntéis a nadie. La hora bendita llegará también para vosotros: entonces no tendréis ya que preguntar. Tranquilos, sin que esto os cause ningún daño, dejaréis mujer, hijos y negocios. Os desembarazaréis de todas esas perlitas y encontraréis la Gran Perla: Cristo." Cristo de nuevo crucificado. Cap. X. Pomaire: Barcelona (España), 1976.

Con respecto a la lucha que inician y sostienen los más humildes, Kazantzakis ofrece aquí otro pensamiento esclarecedor:

"Aquel que lucha y sufre sobre un terrón de tierra, sufre y lucha sobre toda la tierra. ¡Estaré con vosotros siempre! Aquí, en Licovrisí y en la montaña, en nuestras tierras. Es aquí donde Dios en su bondad me ha colocado, es aquí donde me ha ordenado combatir. Cada terrón de tierra es también un Santo Sepulcro." Nikos Kazantzakis. Cristo de nuevo crucificado. Cap. X. Pomaire: Barcelona (España), 1976.